Crónica del viaje a Valencia

Sábado 14 de junio. Las cinco y media de la mañana. Me despierto quince minutos antes de que suene el despertador. Me quedo un rato remoloneando en la cama. Aún es temprano y los nervios no dejan dormitar. Me levanto, una ducha calentita para quitarme el sueño y le digo a Cristina que tiene el baño libre. Vive a más de una hora de Barcelona, así es que se vino a dormir a casa. Mientras ella se arregla yo desayuno. Las camas hechas, la caja de los gatos limpia y los mininos con agua y comida de sobra para pasar los dos días. Estamos listas. Nos vamos caminando hasta la estación. Un paseíto de 15 minutos con nuestros maletones (sobretodo el de Cristina, que fue un milagro que no reventase con todo lo que llevaba dentro).

Llegamos a la estación. Suena mi movil: Olga preguntando que donde estábamos…. a 20 metros de ella. Entramos en el bar de la estación mientras esperamos a que llegue Blau. Por fin estamos las cuatro. Pasajeros al tren y nos dirigimos a Valencia. No paramos de hablar durante todo el viaje. Llegamos en el horario previsto. Dos taxis nos dejan frente al hotel de la feria. La distancia entre la estación y el hotel es corta, pero con las maletas hubiéramos tardado demasiado. Como Jacqui sabía que llegaríamos sobre las diez y cuarto (la feria se abría al público hacia las diez y media) nos coloca como el año pasado: nada más entrar a la izquierda. Montamos las mesas. Blau se fue al lado de Mont (por confusión Jacqui la puso separada de nosotras, con lo que tuvimos 3 mesas en lugar de dos). Las mesas dispuestas………… y una escasa afluencia de público. Muy diferente al año pasado. Hemos llegado a la conclusión de que junio no es buen mes para organizar ferias (a parte del buen tiempo para ir a la playa, hay muchas bodas y comuniones). Pasamos el día vendiendo poco, pero hablando y riendo muchísimo. Hago unas cuantas fotos. Como tengo a mi fotógrafa honoraria particular –gracias Conchi- me relajo y no llego a fotografiarlo todo. Ver de vuelta algunas caras conocidas y poner cara a algunos nicks. A última hora se anima un poco la afluencia de público, pero el día había sido flojísimo. Olga, Blau y yo cenamos y dormimos en casa de mis tíos. Mi familia valenciana se aseguró de que no se quedaban con hambre: gazpacho, pastel de queso, pastel de calabacín, tocinillo del cielo, fruta, bebida y café. Blau acabó “cebada”: el tío José Mª le hizo repetir 3 veces el pastel de calabacín, dos de tocinillo del cielo y doble ración de fruta……..después no le cabían los pantalones del pijama.

Después de una noche de sueño reparador……… excepto para Olga, que tiene insomnio (si alguien sabe de algún remedio casero para ello, que se lo diga)….. desayunamos y de vuelta hacia la feria.

Al parecer el público se había puesto de acuerdo para ir el domingo por la mañana. A mi personalmente, esa mañana me salvó la feria. ¡Hasta vendí uno de mis cóckers americanos!. Cuando se va uno de mis “peludos” siento una mezcla de pena y alegría………. Debo reconocer “públicamente” que la mitad de mis ventas me las hicieron Cristina y Olga, porque yo me pasé más tiempo fuera de mi mesa que detrás de ella, hablando con la gente y redactando con Nalía el escrito del dossier que hemos de presentar esta semana al ayuntamiento de Barcelona: a ver si tenemos suerte y nos seleccionan para que nuestra feria salga publicada en el folleto/propaganda de las Fiestas de La Mercè, incluyéndola en la sección de actividades que se realizan con motivo de la semana de la Mercè. Eso sería una publicidad estupenda porque los folletos se reparten por toda la ciudad.

Me acerco de vez en cuando a mi mesa. Mis dos “secretarias” se comportan (afortunadamente a Olga no se le ocurre volver a esconder mi bolsa “de los dineros”…. como hizo el día anterior…..). Hablo con Jacqui: la feria ha sido floja. Intercambiamos ideas para mejorarla. Las que estuvisteis como artesanas recibiréis un correo con las novedades, para que deis vuestra opinión. Mis “secretarias” se “fugan” a fumar a la calle en cuanto tienen ocasión…….. pero yo tengo una aliada: la puerta giratoria del hotel cumple con la misión encomendada y se encalla cuando quieren salir. Deja encerrada primero a Cristina y después a Olga. Se quedan atrapadas sin poder ni entrar ni salir…. en plan José Luis López Vázquez en la película La cabina………Olga aporreando los cristales para llamar la atención de las que estaban fumando fuera……… Y Cristina sin poder aporrear porque no había nadie que la socorriera……….

Las 4 de la tarde y la feria llega a su fin. Besos, abrazos y nos despedimos de los demás hasta septiembre. Otra vez con las maletas a cuestas y nos vamos tranquilamente hacia la estación. Tenemos tiempo de sobra hasta que salga el tren de las 8. Nos vamos de tapeo, invitadas por Blau: Cristina, Olga y yo ya nos habíamos sentado en un bar, lleno hasta los topes, cuando vuelve Montse y nos dice si queremos ir a otro sitio que ha visto, con terraza fuera. Pero estamos tan cansadas que le decimos que ya nos hemos sentado. “Vale…. Yo os iba a invitar a unas tapas………”……. Igual que si tuviéramos un resorte debajo del culo, nos levantamos las tres de golpe……..las palabras “invitar” y “tapas” son irresistibles. Allá que nos vamos……..Olga se pone un plato de tapas que casi cena a las seis de la tarde. No dejamos de hablar ni un solo minuto.

De vuelta en el tren. El viaje se ha hecho corto. Reparten audífonos y hemos visto la película “El orfanato” …….. bueno, Olga la vio con un solo ojo porque en su casa no le han explicado aún que los audífonos son para los oídos. Durante la proyección de la peli se le cayó uno y, estaba tan absorta mirando la pantalla, que, en lugar de colocárselo en el oído, se lo metió de lleno en el ojo……….

El retorno no ha sido en absoluto pesado. El tren llega, de nuevo, a la hora prevista. Deshacemos el camino andado hasta casa. Es medianoche. Un poco de fruta y a dormir. Buenas noches……….

Clickar sobre las imágenes para agrandar.

Si hubiera fragmentos de texto y/o fotos que pudieran vulnerar los derechos de autor, ruego me lo comuniquen, con el fin de retirarlos.

Ima

Próximamente estaré en:

Tom Bishop Madrid Noviembre 2013

Tom Bishop Chicago Abril 2014